Rehabilitación del Suelo Pélvico

Durante el embarazo y el parto los músculos que forman el periné están sometidos a una presión y distensión que hacen que se aflojen.

Las técnicas de rehabilitación de los músculos del suelo pélvico tienen como objetivo principal que la mujer tome conciencia de que existen estos músculos y de cómo puede contraerlos. De esta forma conseguirá a través de la contracción voluntaria la hipertrofia, el aumento de tono y la fuerza muscular.

Mediante la Rehabilitación se pretende prevenir o tratar de una forma conservadora todos aquellos problemas derivados del deterioro del Suelo Pélvico. Las principales indicaciones para este tipo de tratamientos son las siguientes:

    Tratamiento de casos seleccionados de Incontinencia Urinaria de esfuerzo

    Tratamiento de casos seleccionados de Incontinencia Urinaria por urgencia

    Tratamiento del dolor vaginal: cicatriz de episiotomía dolorosa, vaginismo, etc.

    Tratamiento del dolor durante las relaciones sexuales

    Prevención de los problemas de Suelo Pélvico tras el parto o tras cirugía pélvica

  Algunas de las técnicas empleadas en las sesiones son:

    Reeducación miccional, consejos miccionales: a la paciente se le enseña lo que debe y lo que no debe hacer con respecto a sus hábitos miccionales.

    Toma de conciencia: Uno de los primeros objetivos es el de conseguir que la paciente adquiera conciencia de la musculatura de su suelo pélvico y aprenda a contraer y relajar dichos músculos a voluntad. Esta es una de las fases más largas y difíciles de todo el proceso terapéutico.

    Técnicas de relajación muscular

    Técnicas de entrenamiento vesical

    Técnicas de electroestimulación: mediante la colocación de un electrodo vaginal o de electrodos sobre la piel, se aplican corrientes eléctricas de una determinada intensidad y duración. Las posibles aplicaciones de estas corrientes son:

        Recuperar el tono muscular cuando el músculo está muy dañado o atrófico

        Provocar la contracción involuntaria de grupos musculares concretos. De esta forma se consigue potenciar dicha musculatura.

        Reducir la excitabilidad de la vejiga: en casos de IU por urgencia, hiperactividad vesical, etc.

        Inhibir sensaciones dolorosas

    Técnicas de cinesiterapia y biofeed-back (cinesiterapia asistida): se trata de procedimientos que permiten a las pacientes tener una información instantánea de la capacidad e intensidad de las contracciones musculares desarrolladas. Esta información es percibida como una señal luminosa o acústica. El dispositivo se puede programar para ir incentivando a las pacientes para desarrollar progresivamente una mayor potencia muscular. El objetivo de estas técnicas es múltiple: por una parte, pretende potenciar y desarrollar la musculatura trabajada. Por otro, contribuir al control voluntario de la misma.

    Técnicas de gimnasia activa: Finalmente, una vez adquirida un determinado desarrollo muscular, se enseña a la paciente una serie de ejercicios encaminados a potenciar y mantener un grado de desarrollo de la musculatura perineal suficiente a largo plazo.En esta fase del tratamiento pueden ser de utilidad los conos vaginales o las bolas chinas

Tratamientos Post-Parto

El tratamiento postparto ayuda a modelar el cuerpo, mejorar la elasticidad de la piel y a tonificar el músculo abdominal. A diferencia del preparto, aquí hay más libertad para utilizar maquinas en la zona del abdomen. Si se tuvo un parto normal se puede empezar al primer mes tras el parto, y si fue cesárea es necesario hacerlo después de dos meses previa alta médica.

Primero, se hace una evaluación para determinar qué tratamiento se aplicará dependiendo de la edad de la mujer, cuántos kilos aumentó durante el embarazo, la calidad de su piel, si tuvo cesárea o parto normal, etc. Para tener mejores resultados, se recomienda una dieta y ejercicios durante la aplicación del tratamiento.

Además de los masajes, en esta etapa también se pueden aplicar:

Terapias de calor: estimulan la circulación, aumentan el estímulo cardíaco y la actividad respiratoria.

Tratamientos reductivos localizados: reafirman la piel y reducen centimetros.


Beneficios del tratamiento postparto:

Recuperar la figura
Mejorar la elasticidad de la piel
Tonificar la musculatura
Mejora de la autoestima y, por ende, previene la depresión postparto

Tratamientos Pre-Parto

El objetivo del tratamiento de preparto es que a las embarazadas no se les dispare la celulitis, no acumulen toxinas, no retengan líquidos, calmen los dolores de espalda, se relajen y encuentren el equilibrio perfecto entre cuerpo y espíritu.

Es importante empezar con este procedimiento después de los tres primeros meses de gestación para prevenir cualquier riesgo y, luego, se le hace una evaluación a la embarazada para determinar si está con sobre peso, retención de líquido, flacidez, etc.

Las embarazadas acuden al tratamiento preparto aproximadamente hasta los 8 meses y, lo que más piden, es la aplicación de productos que mantengan la elasticidad de la piel en piernas, abdomen y glúteos.

El masaje manual va apoyado con aceites y cremas en base a colágeno y elastina, evitando que el tejido se rompa y aparezcan estrías. Éste ayuda a mejorar la circulación de las piernas y es de vital importancia porque en el embarazo se produce una alteración hormonal importante que provoca el aumento de tejidos grasos y este masaje hace que los kilos de más no se queden ahí, al mismo tiempo que ayuda a las mamás a recuperarse más rápido después del parto.


Beneficios del tratamiento preparto:

Se reducen los dolores
Se eliminan las molestias
Las mamás transmiten sensación de placer al bebé que está en el vientre
Ayuda a mantener un buen embarazo